Por tercer año consecutivo, la sede del Museo de Historia y Antropología de Casa Lercaro participará en este evento organizado por el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, con una jornada de puertas abiertas durante la cual podrán visitarse de forma gratuita sus dependencias museísticas, incluyendo los Carruajes de Nava. Para ello, el MHA Casa Lercaro, prolongará su horario de apertura hasta las 00:00 h, siendo posible acceder al mismo hasta las 23:30 h.

El Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, es una asociación sin ánimo de lucro formada por las quince ciudades españolas declaradas Patrimonio de la Humanidad: Alcalá de Henares, Ávila, Baeza, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza/Eivissa, Mérida, Salamanca, San Cristóbal de La Laguna, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda; cuyo principal objetivo es la cooperación entre los Ayuntamientos en favor de la conservación y la promoción del patrimonio histórico y cultural de estas ciudades. 

El casco histórico de San Cristóbal de La Laguna, que conserva prácticamente intacto su trazado original del siglo XV según se refleja en el mapa levantado por Leonardo Torriani, fue diseñado con instrumentos de navegación marítima y a cordel, siendo esta una de las características diferenciadoras de esta ciudad fundada en 1497 por el Adelantado Don Alonso Fernández de Lugo. Este proyecto de ciudad renacentista, que proponía amplias calles Reales paralelas entre si y otras más estrechas, trasversales a las primeras, formando un tablero ordenado en cuadrículas, supuso una nueva concepción filosófica, profundamente humanística, que se adelantará a los tiempos y que posteriormente sería repetido en la organización de los nuevos territorios conquistados en la América Colombina.  Durante cuatro siglos, La Laguna  fue el eje político, económico y social de Tenerife, lo que se evidencia en el señorío austero de su arquitectura y la sobria belleza de sus monumentos, edificios públicos y numerosos templos, muchos de los cuales datan del siglo XVI, como sería el caso de la Iglesia y Convento de San Agustín, la Casa del Corregidor o  el Palacio Lercaro, hogar de una de las sedes del Museo de Historia y Antropología.